GESTARA en, Vº Encuentro Internacional Venezuela

venezuela

 

 

 

 

 

 

 

“SOMOS EL SECTOR QUE NO PIDE CURRICULUM VITAE”

Leonardo Duva -GESTARA-, de la cooperativa de carpinteros La Nacional participó del V Encuentro Internacional “La Economía de los Trabajadores”, que tuvo lugar en Venezuela del 22 al 26 de julio. Desde 2007 y cada dos años, este espacio de debate coordinado por el Programa Facultad Abierta de la Universidad de Buenos Aires y organizado conjuntamente con otras dieciocho universidades y organizaciones vinculadas al sector de la economía social de Argentina, Brasil, Colombia, Francia, Italia, Estados Unidos y Grecia, permite la reunión de trabajadores, militantes sociales, políticos y académicos para tratar problemas y potencialidades de la economía de los trabajadores.
Entrevistado por FreNESo comparte su experiencia y principales conclusiones.

1) Leo, participaste del encuentro como expositor. ¿Qué tema abordaste y cuáles fueron las principales conclusiones de esa mesa de trabajo?

Abordamos la temática ‘trabajo informal’. Nosotros planteamos que ese trabajador informal de autogestión es un sujeto que debe ser visibilizado por la economía social. Ese trabajador que produce, que está en el territorio, en talleres autogestionados, cuentapropista, de oficios, la mayoría que viene de la crisis de 2001 y que no está representado institucionalmente por sindicatos ni agrupaciones.

Y no se trata sólo de reivindicación salarial. Un trabajador de un taller, al que le cambia el precio de los repuestos, que se accidenta y no trabaja ni cobra hasta que se recupera, qué hacemos con este compañero. En torno a ese tipo de sujetos giró la mesa de trabajo.

Nos propusimos movilizar la economía local de los vecinos. Paramos en la casa de Rosa, nos organizábamos para cenar juntos en la posada de un pescador amigo para entrar todos, al pescador le compramos pescado, compramos cerdos de otro vecino, un compañero de la cooperativa Los Chanchitos carneó y cocinó…
Y después, por otro lado, tratamos cómo nosotros desde nuestras organizaciones trabajamos en red, con el Estado o con empresas privadas, a través de acciones puntuales. Y la idea fue mostrarlo con el ejemplo en el evento, que tuvo lugar en un pueblito donde nos propusimos movilizar la economía local de los vecinos. Paramos en la casa de Rosa, nos organizábamos para cenar juntos en la posada de un pescador amigo para entrar todos, al pescador le compramos pescado, compramos cerdos de otro vecino, un compañero de la cooperativa Los Chanchitos carneó y cocinó, a otro le compramos las bebidas, Rosa completaba la cena y la servía… Rosa está esperando que el evento se repita cada dos meses (risas).

Como sector no tenemos demasiada experiencia desde lo gremial porque esto está surgiendo ahora. En los 90 el neoliberalismo nos pasó a todos los países. En Argentina tenemos una cultura sindical muy fuerte, entonces cuando pensamos en trabajadores y organización lo relacionamos con instituciones como cámaras, sindicatos, federaciones. Los italianos y los franceses comparten una tradición sindical, los africanos es todo autogestión, y México con problemas de desocupación, viendo en la economía social un potencial para atender esa masa.

Con la comitiva argentina fue gente de la escuela cooperativa Guido Spano y otra de Boedo, y comentábamos desde lo educacional la necesidad de enseñar autogestión desde la primaria. Abordar la educación cooperativa no sólo desde lo académico, sino desde el gen emprendedor en el colegio. Mostrar el mundo del trabajo, la alternativa cooperativa. Guido Spano tiene un taller de autogestión y emprendedurismo que lleva a los pibes a las empresas recuperadas, a conocer ese otro mundo. Esta experiencia no es menor.

Y después se van tocando otros temas, el congreso fue tomando color. Siempre se planteó el desafío de trascender en escala e integrarnos con peso en el mercado formal.

2) ¿Qué experiencias cooperativas de otros países llamaron tu atención?

La de Chicago. Un mexicano fue como representante de una fábrica de aberturas de Chicago que fue tomada por sus trabajadores. Y la experiencia, cuando la miras, es una fábrica nuestra de los 90. Hay algunas situaciones que nos tocó vivir un poco antes, y los argentinos tenemos esa capacidad de vender que somos precursores, los primeros del mundo (risas). Y Andrés Ruggeri de la UBA, organizador del encuentro, tiene experiencia puntual en el seguimiento de recuperadas.

Los venezolanos tienen una mala primera experiencia en cooperativismo porque en su caso no contaban con un entramado de organización previo. La organización se dio desde el Estado, con experiencias burocratizadas que significaban mano de obra barata.

Uruguay, por ejemplo, ha avanzado mucho en legislación durante la presidencia de Mujica. Ya traía una tradición cooperativa que adquirió marco legal y profesional esta última etapa.

Y desde ya Argentina, que compartimos muchas experiencias, las recuperadas en la crisis, las recuperadas en el marco de la política de acompañamiento actual, la posibilidad de vínculo con el Estado, y los distintos programas para el desarrollo de la economía social

3) ¿Cómo se da la relación del sector de la economía social con las agencias estatales en otros países?

En eso estamos adelantados. Con la visión de un presidente, que fue Néstor, de priorizar la compra desde el Estado a las cooperativas, y la decisión política de Cristina de profundizarla, se nota que hay mucho más avance en la materia en Argentina que en el resto de los países.

Se nota que hay mucho más avance en la materia en Argentina que en el resto de los países.
En Europa eso no pasa. La economía social está vinculada a experiencias políticas de izquierda más que a un proceso de acompañamiento desde el Estado. En África directamente no hay un Estado vinculado a la temática.

En Uruguay ya tienen un organismo dedicado a la economía popular, con recursos propios, para un Estado más chico que puede facilitar el desarrollo de políticas vinculadas. De Brasil por ejemplo fue notoria la poca participación; sólo dos experiencias, más desde lo académico y lo partidario.

México empieza a visualizar la temática como alternativa de contención a la desocupación, entonces escuchaban con atención las distintas experiencias.

Y al final, se planteó también que en instancias multilaterales como el ALBA, Mercosur y Unasur se consoliden comisiones de trabajo sobre economía social. Intercambiar en estas oficinas que atraviesan los Estados posibilidades concretas de colaboración; que se compren productos de cooperativas acá, otros productos allá, como por ejemplo de VTELCA (Venezolana de Telecomunicaciones) que ensambla celulares propios; y que se difundan las experiencias para que sean visibilizadas.

4) ¿Qué opinás de la propuesta de Scioli para la creación de un Ministerio de Economía Popular?

El lunes en el encuentro brindamos todos juntos la firma de este acuerdo compromiso. Uno celebra todo lo que sea un avance para el sector desde lo político. Festejamos comiendo un gran lechón.
Fue un reconocimiento a los movimientos sociales, al desarrollo territorial, al sector de la economía popular. Y el paso a seguir es trascender esos movimientos para incorporar al trabajador autogestionado, al sector que todavía no salió del fondo. Ojalá que se concrete esta instancia, apostamos y estaremos para contribuir donde sea necesario.

Creemos que podemos aportar para visibilizar e incorporar a ese sector de trabajadores reales, autogestionados, que son parte de esto también. Y para seguir incorporando gente; somos el sector que no pide curriculum vitae, que suma al que quiere trabajar, que brinda oportunidades. Porque se trata de incorporar, de igualar para arriba.
Ahí estaremos acompañando.

(FreNESo)

Share This